Caimel, 3 años de madres y lactantes sanos

Visitas: 257

Mujeres en edad fértil y niños hasta los dos años de edad son atendidos de forma gratuita en el Centro de Atención Integral a la Mujer Embarazada y Lactante (Caimel), desde hace tres años, cuando se dio inicio a este servicio.

Las acciones ejecutadas en este período han logrado una reducción importante de las cifras de morbimortalidad de las gestantes y un aumento en la cantidad de bebés saludables y felices.

El Caimel no ha cesado en el cuidado materno-infantil a pesar de la pandemia, asegurando que las maracaiberas y sus recién nacidos gocen de buena salud.

Estos centros son impulsados por la Dirección General de Desarrollo Social de la Alcaldía Bolivariana de Maracaibo y ejecutado por el Servicio Autónomo Sistema Municipal de Salud Maracaibo (Samas).

Garantizamos el bienestar de la embarazada y de su bebé, permitiendo así un desarrollo en condiciones armónicas, integrales y de calidad”, subrayó la directora general de Desarrollo Social y primera combatiente de Maracaibo, Selene Estrach, en relación con el trabajo que se realiza desde la Alcaldía Bolivariana de Maracaibo para que las maracaiberas vivan un proceso de gestación digno.

“Fomentamos la familia, el hogar, la planificación familiar, porque mientras más embarazos deseados hay, menos mortalidad vamos a tener entre las madres”, sostuvo por su parte la coordinadora del Caimel, Génesis Urdaneta.

La planificación familiar forma parte de la política del CaimelEn estos centros se brinda atención especializada, prenatal y psicológica; asesoría jurídica y se desarrollan los programas Mamá y Bebé Sanos, Atención Nutricional y Salud Sexual y Reproductiva.

“Estos tres programan gravitan alrededor del Caimel, diseñados con cariño para la tranquilidad de los pacientes”, dijo el alcalde bolivariano Willy Casanova. Expresó que se trata de un acto de profundo amor el que se realiza todos los días en estos centros para garantizar ecogramas, exámenes de laboratorio, atención en gimnasios profilácticos, acompañamiento durante embarazo y parto, entrega de medicamentos, y la atención de los bebés en sus primeros 24 meses de vida.

“Es un sistema con el que interactuamos, con dificultades, pero con una voluntad enorme de superar los problemas para garantizar una maternidad y bebés sanos”, sostuvo.

Servicios del Caimel

 

Beneficio ampliado 

El primer Caimel abrió sus puertas el 19 de mayo de 2018, en el oeste de Maracaibo, y el segundo se activó el 22 de junio de 2019 para la atención de la población del noreste de la ciudad.

Después de tres años de acciones, Caimel suma 22.200 pacientes atendidos en sus sedes, mientras que 31.430 madres e hijos han sido beneficiarios del programa Mamá y Bebé Sanos que se amplió a 12 Consultorios Médicos Populares de la misión Barrio Adentro para una mayor cobertura en la ciudad, informó Urdaneta.

¿Dónde estamos?

La meta este año es expandir el programa a un total de 60 espacios de salud, adscritos a la misión médica cubana. “La idea es continuar hasta llegar a los 474 CMP de Maracaibo”, informó la directora del Samas, Lismar Rojas.

“Este programa se va ampliando más allá del Caimel para atender a la mujer maracaibera y a su bebé, y que éstos puedan tener a disposición los diferentes vértices diseñados para la atención integral”, señaló Génesis Urdaneta.

Más de 22 mil madres y niños han sido atendidos en las dos sedes del CaimelSobre este tema, Selene Estrach apuntó que la expansión hacia la red Barrio Adentro I garantiza el cumplimiento del control del embarazo, disminuyendo así la morbimortalidad materna en la ciudad. “Esto permite la atención directa a los pacientes sin tener que dirigirse al Caimel, para asistir a sus consultas mensuales”.

Willy Casanova agregó que, con la recuperación de las 25 Salas de Rehabilitación Integral (SRI), también se instalarán los equipos necesarios para la preparación del parto humanizado.

Anunció además la creación del Caimel Bolívar, que estará ubicado en el casco central de la ciudad, y un cuarto centro al sur de la ciudad, en la parroquia Cristo de Aranza.

“Esta es una política integral que busca proteger lo más sagrado de la casa: los niños y niñas y nuestras mujeres embarazadas”, dijo. 

 

Mamá y bebé sanos

Las gestantes pueden realizarse ecogramas en el CaimelTener edad fértil, estar embarazada o ser un lactante de hasta dos años de edad son los únicos requisitos para formar parte del programa Mamá y Bebé Sanos. Este esquema se ejecuta en los dos Caimel, los 12 CMP y en el Instituto Municipal de la Mujer e Igualdad de Género (Immig).

A través de Mamá y Bebé Sanos se emplean protocolos de atención y vigilancia de la salud durante el embarazo, parto, nacimiento, puerperio y hasta los 24 meses de vida del niño o la niña.

Este es un programa esencialmente preventivo, para que podamos tener maternidades felices, saludables, y niños protegidos para que crezcan sanos y fuertes”, señaló Estrach.

La primera combatiente resaltó el gran trabajo que se realiza desde la Alcaldía Bolivariana de Maracaibo para que las maracaiberas vivan un proceso de gestación feliz. “Garantizamos el bienestar de la embarazada y de su bebé, permitiendo así un desarrollo en condiciones armónicas, integrales y de calidad”.

 

Nutrición y sexualidad

Las maracaiberas reciben atención médica, evaluación, seguimiento y educación nutricionalA través del programa de Atención Nutricional se hace tamizaje y se indica un diagnóstico para consulta y tratamiento, a fin de lograr el peso ideal de mujeres y niños.

En cuanto al programa sobre Salud Sexual y Reproductiva, su coordinador Joan Soto, explicó que se tiene un equipo de ginecólogos que atienden en consulta a las pacientes y orientan a las parejas, para que puedan disfrutar de una sexualidad sana, evitando embarazos no deseados.

Es en este servicio en el que se procura la dotación de métodos anticonceptivos como condones femeninos y masculinos, pastillas e implantes subcutáneos.

 

Atención integral y humana

En el Caimel se cumple con el control de niño sano al lactanteEl control de mi embarazo fue en el Caimel de La Rotaria. Desde el primer día la atención fue excelente. Siempre estuvieron atentos con mi pancita hasta que nació la bebé, que ya tiene un año, y la llevo ahí para sus consultas y vacunas”, expresó Yugleici Caicedo, beneficiaria.

Esta madre soltera de 24 años de edad, habitante del barrio Luis Ángel García, en la parroquia Antonio Borjas Romero, recibió además un implante anticonceptivo subdérmico.

“Ayudamos a las beneficiarias a que lleven un control de embarazo y se les entregan vitaminas, calcio, micronutrientes y anticonceptivos. En cuanto a los bebés, se atienden en consulta de niño sano y se evalúa su condición de nutrición”, sostuvo la coordinadora del Caimel La Rotaria, Jinell Quintero. Añadió que se tiene un plan de vacunación para los niños y niñas.

Mujeres y lactantes de las parroquias Raúl Leoni, Venancio pulgar y Francisco Eugenio Bustamante, también acuden a esta la sede ubicada en el oeste de la ciudad.

“Tengo la dicha de pertenecer al programa Mamá y Bebé Sanos desde hace más de un año, debido a que mi control prenatal lo hice por el Caimel. Mi hija Luna Gabriela también es atendida ahí”, expresó Mariadela Morales, tras su tercer embarazo.

“Hay que reconocer el trabajo del Caimel porque el personal se aboca a la atención de la mujer. Te pesan, te miden, te tratan bien, y eso es no siempre se ve. La calidad del servicio es tremenda y hay un gran talento humano”.

Recordó que vivió momentos duros, al inicio de la pandemia. “En el Caimel buscaron especialistas que, aún con el poco conocimiento que existía sobre la COVID-19, fueron a orientarnos sobre el manejo adecuado de la situación. Adicionalmente, recibimos charlas sobre violencia de género, ya que en confinamiento aumentaron los casos”.

 

Alianzas estratégicas

La calidad del servicio prestado y el compromiso de quienes ejecutan los diferentes programas del Caimel son la carta de presentación de esta iniciativa, que ha logrado establecer planes comunes con instituciones como el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), el Fondo de Población de las Naciones Unidas (Unfpa) y la Fundación Innocens. Eso le permite consolidar alianzas estratégicas que fortalecen aún más la atención de gestantes y lactantes de Maracaibo.

“Contamos con profesionales  que aman su carrera y diariamente ven el progreso de cada mujer y de cada niño. Por eso, cada organismo que llega a nuestros centros, queda enamorado de ellos”, declaró la directora del Caimel.

Con Unicef y el Instituto Nacional de Nutrición (INN) se ejecutan proyectos para la atención y el tamizaje de niños y madres y para fomentar la lactancia materna. “Se verifica si el paciente presenta algún grado de malnutrición o desnutrición y luego del diagnóstico se le suministra el tratamiento adecuado”.

En el caso de los bebés que presenten condición de riesgo nutricional, estos pueden ser ingresados al Hospital de Niños de Veritas hasta su recuperación, gracias a las alianzas establecidas con este centro asistencial de referencia en la región.

La dotación de anticonceptivos se trabaja en conjunto con Unfpa, agencia que suministra dispositivos intrauterinos, implantes subdérmicos e inyecciones, y ofrece charlas y material sobre violencia de género, planificación familiar, y maternidad deseada, sana y feliz.

Por otro lado, existe una labor importante con Innocens, para casos de madres o niños en condición de calle con diagnóstico de VIH, quienes reciben atención psicológica y el tratamiento necesario para su enfermedad.

Con el apoyo del Immig y el Código Violeta, se canalizan los casos de mujeres violentadas. Se atienden en consulta psicológica, reciben asesoría legal y acompañamiento en el proceso.

 

El acompañamiento del embarazo

145 trabajadores están sensibilizados con el servicio prestado a las mamás y bebés de Maracaibo“Nunca hemos cerrado. Hemos mantenido todas las consultas prenatales, siempre cumpliendo estrictamente con los protocolos de bioseguridad. Hoy por hoy, atendemos a unas 40 embarazadas y 20 lactantes cada día en nuestros Caimel”, destacó la pediatra responsable de los Centros de Atención Integral a la Mujer Embarazada y Lactante.

“Cuando atendemos a los pacientes, ellos sienten que están en su casa, porque todo el personal hace una noble labor. Médicos, psicólogos, enfermeros, nutricionistas, vacunadores, todos hacen las cosas de corazón y eso es lo que caracteriza a este programa”, dijo.

Por su parte, Jinell Quintero, de Caimel La Rotaria, compartió su alegría de ser parte del equipo para la atención materno-infantil en Maracaibo. “Es hermoso que puedas acompañar un embarazo desde el principio hasta el final y ver cómo luego el bebé es atendido en sus consultas, totalmente sano. Se le da el alta y la mamá se va agradecida por las atenciones y las ayudas recibidas”.

En este sentido, aclaró que no se trata solamente de una interacción médico-paciente, o nutricionista-paciente. “Conformamos una gran familia, porque creamos un vínculo con los pacientes; las mujeres sienten que no son maltratadas, tienen apoyo psicológico, pueden confiar en nosotros. Mis pacientes embarazadas se van felices, agradecidas”.

Al respecto, Selene Estrach destacó que todas las mamás y los bebés atendidos en el programa han tenido embarazos y partos felices.

Eliana Chávez es una de estas beneficiarias que habla con una gran sonrisa en el rostro. Durante su embarazo, en pleno confinamiento estricto, recibió cada mes una bolsa de alimentos y su dosis de vitaminas. Para la cesárea, contó con un kit de insumos y su bebé Alanis nació sana.

“En el Caimel ofrecen una atención muy buena, no se puede comparar ni con una clínica. El trato y la humildad del personal es algo único”, manifestó.


Por la Oficina de Comunicación e Información
Alcaldía Bolivariana de Maracaibo

Compartir: