10 de junio de 1813 - Un hacendado del pueblo de Mucuchíes da al Libertador, Simón Bolívar, el perro al cual llamaría Nevado

Visitas: 576

El 10 de junio de 1813, el Libertador Simón Bolívar llegó a la Hacienda Monocoque, cerca del pueblo de Mucuchíes. Un enorme perro lanudo se abalanzó sobre un escolta de caballería. Las lanzas de los soldados iban contra el canino, pero la voz de Bolívar se levantó, exaltando  la belleza del ejemplar. Don Vicente Pino, dueño de la casa, llamó al perro por su nombre, Nevado. El Libertador le pidió a Don Pino que le consiguiera un cachorro, al rato un niño se acercó no con un cachorro, sino con Nevado, acompañado por un indígena llamado Tinjacá, quien le demostró a Bolívar con un silbido la obediencia del perro y así se unió al ejército para cuidarlo. La historia refiere que Nevado murió de un lanzazo en el campo de Carabobo, el 24 de junio de 1821.