Maracaibo, la ciudad de los colores

 

Por Yuri Alarcón

Un concepto gráfico multicolor, cargado de identidad y, sobre todo, impregnado de la energía y la fuerza que caracteriza al pueblo maracaibero va naciendo como el nuevo rostro de nuestro municipio Maracaibo.

Se pueden observar en varios sectores de la ciudad, e incluso en edificaciones centrales, murales de gran altura que muestran figuras con rombos de vivos colores. Esta propuesta la desarrolló el colectivo artístico El Horno, con el fin de describir y representar a la Maracaibo que se está construyendo. Un rombo es una figura, un cuadrilátero con cuatro lados iguales y dos de sus ángulos mayores que los otros dos.

“Hicimos una intervención policromática. En este caso, usamos cinco colores: el amarillo y el naranja, basados en el sol típico de la zona y sus atardeceres brillantes; el fucsia y el violeta, que se reflejan en los cielos más tormentosos, mucho más ligados al relámpago del Catatumbo y a algunas costumbres del pueblo wayuú; y por último el azul, reflejo de nuestro lago, que se deja colar en varios lugares de nuestra región”, explicó Miguel Herrera, director general del colectivo.

En cuanto al concepto geométrico detalló: “Decidimos los rombos porque es la figura que más usa la etnia wayuú en su artesanía. Además, el rombo significa equidad y justicia, valores propagados por la gente de la localidad y por la Alcaldía Bolivariana de Maracaibo. Este es un proyecto que va en sintonía con la paleta de colores y la identidad gráfica de esa institución, que trabaja junto a las comunidades por el renacer de esta peculiar metrópoli”.   

Los creadores y sus obras

El equipo de producción que elaboró este proyecto está conformado por artistas, principalmente pintores, que llevan como lema: “La vida y la alegría nacen en el color”.

Las obras más significativas se realizaron en el casco histórico. La primera, con más de 150 litros de pintura en la calle Derecha con avenida 2, El Milagro, se trata del edificio La Cubana. Luego se desarrolló la segunda casa mural justo en la esquina de la calle Ocho. Otros trabajos se efectuaron en las zonas aledañas a la Facultad de Ingeniería de la Universidad del Zulia, en la calle 67, Cecilio Acosta, y por último, la intervención en la pared en la sede de la terminal terrestre de Maracaibo, ubicada en la avenida Los Haticos.

“El elemento contemporáneo está reflejado. Son intervenciones de gran formato: como el edificio La Cubana, que tiene 12 metros de alto por 120 metros de largo. Es un bloque sólido de color ubicado en el centro histórico de la capital zuliana, que impacta de forma positiva”, añadió Herrera.

¿Qué dice la gente?

Es común ver a ciudadanos retratarse en las paredes que se convirtieron en lienzos gigantes. Los jóvenes han aprobado esta propuesta. La joven de 22 años de edad, Phoenix Beomon, nativa de nuestra ciudad, precisó: “Me parece una iniciativa innovadora. El toque artístico llama la atención. Los que somos de aquí y los que nos visitan disfrutamos de los nuevos espacios que se están creando. Si podemos detenernos en estos lugares y disfrutar, ya tenemos una muestra de la Maracaibo colorida que todos queremos”.

"Antes no se veía este tipo de diseños en la calle. Es interesante. Lo más importante es que estos espacios se cuiden y que la urbe esté limpia y colorida”, agregó Gladys Vásquez, maracaibera de 55 años.

El rostro de Maracaibo seguirá cambiando, más allá de esta colorida propuesta. Depende de todos aportar la luz, la alegría y la buena voluntad con el fin de convertir esta tierra de retos y complejidades en una oda al trabajo, las virtudes ciudadanas y la creación”.Por su parte, la directora de Turismo de la Alcaldía, Michell Mendoza, explicó: “El alcalde bolivariano Willy Casanova seguirá trabajando por estas propuestas que hablan de la Maracaibo que está renaciendo con alegría y con un toque creativo. A pesar de los retos y las adversidades, vamos a convertir esta ciudad en una referencia para el turismo, para el comercio, para la vida y el disfrute de la ciudadanía”.